La galería de los presidentes

El golpe de Estado al dictador Alfredo Stroessner abrió las puertas a la democracia en Paraguay en 1989. Desde entonces tuvimos seis elecciones generales, dos juicios políticos a presidentes de la República y ocho hombres que estuvieron a cargo del Poder Ejecutivo. Estos fueron los presidentes de la reciente era democrática.

General Andrés Rodríguez Pedotti



Siendo comandante del primer cuerpo del Ejército lleva a cabo el golpe de Estado que derroca a Alfredo Stroessner. Si bien esto trae la democracia al país, Rodríguez fue uno de los principales hombres de la dictadura. Stroessner fue consuegro y uno de sus hombres de mayor confianza.  Tras el golpe, asume como presidente provisional y llama a elecciones generales para mayo del 89. Es electo con más del 70% de los votos y convoca a una Convención Nacional Constituyente para elaborar la Constitución que remplazaría a la de 1967. En 1992, se promulga la nueva Carta Magna.

El Gobierno de Rodríguez está marcado por la apertura política tras la caída de la dictadura más larga del Cono Sur, con el retorno al país de numerosos exiliados y el reconocimiento de varios partidos políticos proscriptos por el stronismo. Por otro lado, la figura de Andrés Rodríguez también está marcada por sus presuntos vínculos con el narcotráfico. El documental “Paraguay, droga y banana”, de Juan Manuel Salinas, ubica a Rodríguez en el origen de la narcopolítica en Paraguay.


Juan Carlos Wasmosy Monti



Es el primer presidente civil  desde 1954, cuando Federico Chávez fue sacado del poder por Alfredo Stroessner. Es ingeniero civil y fue presidente del consorcio paraguayo que trabajó en la construcción de la represa de Itaipú, por lo que se lo conoce como uno de los “barones” de la binacional. En las internas coloradas de 1992, fue el candidato apoyado por el General Rodríguez y, ahora se sabe, obtuvo menos votos colorados que su principal oponente, Luis María Argaña, pero ganó mediante un fraude electoral que en el 2008 sería admitido por el senador Juan Carlos Galaverna.

En materia económica, su gobierno está marcado por la caída de los bancos y una grave crisis financiera. En el plano político, los permanentes conflictos políticos y militares son una constante. En 1996, un intento de golpe de Estado por su ex aliado Lino Oviedo –no reconocido por este– motiva una importante movilización de ciudadanos que piden el encarcelamiento del entonces general de Caballería. Finalmente, Wasmosy mantiene el poder y pasa a retiro a Oviedo. En 1998 Wasmosy ordena el arresto de Oviedo por el intento de golpe de 1996 y así lo saca de la carrera presidencial. De esta forma, el candidato a vicepresidente de Lino, Raúl Cubas Grau, pasa al frente y luego se convierte en presidente de la República.


Raúl Cubas Grau



Una vez que Lino Oviedo es sacado de las elecciones y arrestado por el intento de golpe de 1996, Raúl Cubas pasa a encabezar la chapa colorada, acompañado de Luis María Argaña, en una alianza entre las dos principales facciones coloradas. Su campaña electoral se enmarca en el slogan “tu voto vale doble”, en alusión a la intención de liberar a Oviedo en caso de asumir Cubas como primer mandatario. Efectivamente, a días de asumir el mando, Cubas firma un decreto que conmuta la pena de 10 años que un tribunal militar había impuesto al líder del entonces movimiento interno de la ANR, Unace. Esto siembra la discordia entre los colorados. La Corte Suprema de Justicia luego invalida el decreto de Cubas.

El 23 de marzo de 1999, el vicepresidente Luis María Argaña es asesinado. Los argañistas acusan a Oviedo del crimen. Miles de ciudadanos se juntan en las plazas del Congreso, exigiendo la renuncia de Cubas y cárcel para Oviedo. El Congreso inicia un juicio político al presidente. La noche del 26 de marzo se produce un ataque de francotiradores, causando la muerte de 7 jóvenes manifestantes. Cubas finalmente renuncia el 28 de marzo de 1999, tan solo seis meses después de asumir el cargo. Tras la renuncia, parte exiliado al Brasil, mientras que Oviedo huye en una avioneta y se refugia en Argentina. Cubas fue el presidente más breve que hasta ahora tuvo la transición.


Luis Ángel González Macchi



El presidente Cubas Grau renunció y el vicepresidente Argaña había sido asesinado antes. Así, el presidente del Congreso, Luis Ángel González Macchi se convierte en primer mandatario. Milita en las filas del argañismo colorado y pretende formar un gobierno de coalición, con un gabinete compuesto de figuras de distintos sectores políticos.

En su gobierno las denuncias de corrupción se amontonan y llevan a sus opositores a plantear un juicio político que finalmente es desestimado por la Cámara de Senadores. Mientras aún ejerce la Presidente de la República, es el epicentro de un escándalo cuando sale a la luz que compró un BMW en el mercado negro, ya que había una denuncia de que el automóvil fue robado en el Brasil. Es procesado por enriquecimiento ilícito a raíz de una cuenta bancaria de un millón de dólares que no declaró al asumir la presidencia, pero termina sobreseído.


Nicanor Duarte Frutos



Con apenas 574 mil votos, es el presidente electo menos votado de la reciente historia. Provino de las carpas argañistas, incluso llegó a ser precandidato a vicepresidente en la chapa liderada por Argaña en las internas de 1997. Su Gobierno está marcado por importantes logros a nivel macroeconómico y el inicio de la reducción de la pobreza, que tendría un descenso aún más marcado en el periodo siguiente.

A nivel político, el mandato de Duarte Frutos se ve caracterizado por su acumulación de poder. Además de primer mandatario, llega también a ser presidente de la ANR y al verse frustradas sus intenciones reeleccionistas, se postula a senador. También impone a su candidata en las internas coloradas, Blanca Ovelar, pero esta termina perdiendo frente a Fernando Lugo en las elecciones del 2008, en tanto que Duarte Frutos se lleva el mote de “Mariscal de la derrota”. Como no le permiten jurar como congresista en el 2008, nuevamente busca integrar la Cámara Alta. Ahora ocupa el puesto 10 en la lista al Senado de la ANR.


Fernando Lugo



Su victoria en las elecciones del 2008 es histórica por diversos motivos. Es la primera vez que se da una alternancia de signos políticos en un gobierno sin violencia. Su Gobierno es el primero de tinte progresista de la transición y también es la primera vez que una alianza toma el Poder Ejecutivo. No obstante, las diferencias terminan por quebrar la unión entre la izquierda aglutinada detrás de Lugo y el PLRA, tras la masacre de Curuguaty en junio de 2012 y el consiguiente juicio político que termina con la destitución de Lugo como presidente.

El periodo de Lugo está marcado por una bonanza económica, una importante reducción de la pobreza y la implementación de políticas estatales aún recordadas como la salud gratuita y la negociación de una mejor compensación de Brasil en torno a Itaipú. Su destitución significa una fractura en los sectores que disputan el poder a la ANR que hasta hoy día tiene efectos visibles.


Federico Franco





Asume como presidente tras el juicio político a Lugo y su breve gobierno se debate entorno al aislamiento internacional a Paraguay por parte de organismos de la región que advierten una ruptura del sistema democrático en el país. Bajo este argumento, Paraguay es suspendido del Mercosur y de la Unasur. Los cancilleres de la región incluso habían acudido al país para tratar de evitar la destitución de Lugo en junio de 2012, pero el Congreso hizo caso omiso a este pedido y siguió adelante.

Por otro lado, los 14 meses de gobierno de Federico Franco son un periodo en el que se acumulan denuncias de corrupción en el Ejecutivo. Ex administradores del gobierno de Franco dejaron un millonario perjuicio patrimonial a las arcas del Estado, de G. 288.633.310.304 (USD 67.124.025 al cambio actual), según un cálculo estimativo que hace la Fiscalía General del Estado (http://www.ultimahora.com/c812094).


Horacio Cartes



El empresario tabacalero y dirigente deportivo llega a la política para imponerse como el outsider que saca de la llanura al Partido Colorado. Su Gobierno es compuesto por tecnócratas y en un principio se muestra más alejado de los intereses de la dirigencia de base en las seccionales. Al igual que sus antecesores en el cargo, busca activamente la reelección a través de una enmienda constitucional. Sus pretensiones se ven finalmente truncadas el 31 de marzo del 2017, cuando manifestantes en contra de la reelección queman parcialmente la sede del Congreso y la Policía atropella la sede del PLRA y mata al joven dirigente Rodrigo Quintana.

El gobierno de Cartes es el primero desde Nicanor en el cual se estancó la reducción de la pobreza. Paralelamente, solamente en la era Cartes, al cierre del 2017, la deuda pública ya mostró un crecimiento del 71%, mientras que al considerar solo la deuda externa (bonos y préstamos multilaterales) el aumento fue del 109%, es decir, se duplicó. Con la última operación realizada en marzo de 2018, la deuda tomada a través de la emisión de bonos soberanos trepa a los USD 3.410 millones. Cartes intenta imponer a su ministro de Hacienda, Santiago Peña, como su sucesor pero este pierde las internas coloradas frente a Mario Abdo Benítez. Ahora encabeza la lista al Senado de la ANR.