Alegre y Abdo dicen estar a favor de una reforma para habilitar reelección alternada

Ambos candidatos aseguran que la única forma de introducir la figura de la reelección presidencial es a través de una reforma constitucional. Coinciden en que debe ser una reelección alternada, con lo cual el presidente en ejercicio no puede buscar el rekutú, pero sí mandatarios anteriores.

Mario Abdo Benítez opinó que la prohibición actual evita el excesivo apego al poder, la permanencia prolongada de la misma persona y facilita la renovación de las élites políticas, pero a la vez impide la carrera política prolongada, jubila prematuramente a líderes y fija límites de acción gubernamental a corto plazo.

“Por estos motivos, impulsaremos un gran diálogo social previo, convencidos de que el consenso entre todos los actores de la sociedad es imprescindible, y luego apoyaremos un proceso de reforma constitucional que contemple los cambios consensuados”, expresó el líder del movimiento Colorado Añetete.

Abdo Benítez está a favor de una reelección presidencial alternada, es decir, que ningún jefe de Estado en ejercicio de sus funciones pueda postularse para el periodo siguiente, pero sí desea dar la posibilidad a los que ocuparon dicho cargo con anterioridad.

Efraín Alegre también están de acuerdo con modificar el texto constitucional a través de una reforma, para que los expresidentes puedan volver a postularse al cargo, pero en forma alternada.

“Alternancia entre presidentes para que no sea reelección inmediata y, si fuera posible, el primer mandatario a ser reelecto debe ser a partir del periodo subsiguiente al mandato de quien está ejerciendo el cargo”, indicó el actual titular del Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA).

Tanto Alegre como Abdo Benítez fueron los principales figuras políticas que frustraron el proyecto de enmienda constitucional mediante el cual el presidente Horacio Cartes buscó introducir la figura de la reelección en el sistema legal paraguayo. Efraín incluso fue herido con balines de goma en las manifestaciones ciudadanas afuera del Congreso el 31 de marzo, mientras que Abdo