Precandidatos rechazan el matrimonio igualitario

La unión civil entre personas del mismo sexo es rechazada por los precandidatos liberales y colorados a la Presidencia de la República. El cargo estará en juego en las Elecciones Generales del 2018.

Los precandidatos presidenciables prefirieron no arriesgarse con sus declaraciones sobre el matrimonio igualitario. A cada uno de ellos se le consultó su postura sobre este punto. Los principales postulantes por la Asociación Nacional Republicana (ANR), Santiago Peña y Mario Abdo Benítez, directamente evitaron responder al respecto. Sin embargo, ambos ya emitieron su opinión anteriormente. El candidato oficialista estuvo sometido a una fuerte presión luego de declarar que no tendría inconveniente alguno en aceptar la unión civil de personas del mismo sexo. Dicha respuesta rompía con la línea conservadora de su Partido. "Yo estaría a favor, no tengo ningún inconveniente, creo en la libertad de los seres humanos, soy una persona tremendamente amplia", contestó en mayo de este año durante una entrevista con Radio Monumental 1080 AM.

Esa postura fue criticada internamente por varios dirigentes y afiliados al Partido Colorado. El escenario fue aprovechado por su principal adversario político en la actualidad, quien rápidamente se pronunció en contra, alegando ser una persona provida y profamilia. "Sin discriminar, yo no creo que el Partido Colorado deba propugnar una reforma constitucional para permitir el matrimonio (igualitario). Yo creo en los principios bíblicos, el Génesis, y yo creo en la familia", refirió el disidente Mario Abdo Benítez.

Peña se vio forzado a retractarse un día después, diciendo que sus palabras se sacaron de contexto y que en realidad quiso decir que promueve el matrimonio entre el hombre y la mujer, porque así lo consagra la Iglesia católica. Además, recordó que está casado hace 20 años. Otro precandidato de la ANR para ocupar el sillón presidencial es Alfredo Machuca. El dirigente que encabeza el movimiento Colorados por Convicción afirmó que no está de acuerdo con las actitudes humanas que van contra la naturaleza. “Respetaremos a los que piensan diferente, pero también exigiremos respeto por parte de ellos”, expresó.

Las respuestas en carpas azules tampoco difieren mucho con respecto a los aspirantes colorados. Los cuatro precandidatos de este sector político dijeron estar en contra.

El principal postulante del Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA), Efraín Alegre, consideró que se debe respetar lo establecido en la Constitución Nacional, que habla sobre la unión entre el hombre y la mujer.

“Pero es posible proteger con mecanismos legales, que no sean precisamente el matrimonio, la posibilidad de defender los derechos económicos y de herencia”, respondió a la consulta.

El disidente liberal Carlos Mateo Balmelli fue tajante al decir que está en contra de la unión entre personas del mismo sexo. Si bien tenía la posibilidad de justificar su postura, tomó la decisión de no hacerlo.

Para Herminio Ruiz Díaz, no corresponde inmiscuirle al Poder Ejecutivo en esta discusión, por no ser una cuestión de primera necesidad. Sostuvo que existen asuntos más prioritarios, como buscar salir de la pobreza, mejorar la educación, la salud, la seguridad, entre otras cosas.

El último en inscribirse para pugnar por esa candidatura es Melitón Bittar. Sobre el punto, respondió que el amor no necesita papeles. “Vivo hace 25 años con mi pareja y no estoy casado. No voy a poder ayudar en ese punto a los muchachos, a los amigos, porque no valoro personalmente el matrimonio, pero tengo una familia”, manifestó.

¿QUÉ DICE LA CONSTITUCIÓN NACIONAL?

La Carta Magna, instituida en el año 1992, establece en su artículo 52 que “la unión en matrimonio del hombre y la mujer es uno de los componentes fundamentales en la formación de la familia”.

Este enunciado es complementado con lo dispuesto en el artículo 140 del Código Civil Paraguayo, que habla sobre quiénes no pueden contraer matrimonio. En el inciso g habla de las personas del mismo sexo.

Uno de los objetivos de lucha de la comunidad LGBT en Paraguay es conseguir un proyecto de ley para la modificación del Código Civil, de modo a extender el acceso al matrimonio entre personas del mismo sexo.